Miles de personas reclaman un mundo distinto en el foro social europeo

 

mani

Tras los incidentes ocurridos la noche anterior, en los que unas decenas de manifestantes de ideología anarquista y militantes autónomos se enfrentaron con la Policía sueca, la presencia policial en Malmö era muy grande desde primeras horas de la mañana. A primera hora de la tarde estaba programada la manifestación central del Foro y se esperaba que además de los miles de participantes en las actividades celebradas durante los últimos tres días, otros tantos se acercasen desde Dinamarca y el resto del país nórdico.

 

 

Iñaki SOTO-GARA

 

Durante la mañana los seminarios discurrieron con normalidad. Miles de personas acudieron a la charla que iba a pronunciar Toni Negri, autor del ensayo «Imperio», pero finalmente este no apareció y su otro autor, Michael Hardt defendió las controvertidas posturas de ese libro delante de un millar de personas. Ésta fue la actividad con mayor participación, entre otras cosas debido a que ese libro generó fuertes críticas por parte de diferentes autores de izquierdas y movimientos militantes altermundialistas.

Anteriormente Susan George, intelectual norteamericana afincada en París y activista de la red Attac, ofreció una rueda de prensa en la que expuso el valor de este tipo de reuniones y comentó elementos de la política internacional actual, desde las elecciones en los Estados Unidos, a menos de dos meses de las presidenciales, hasta la crisis de las instituciones europeas tras el «no» irlandés al tratado constitucional de la UE.

Al mediodía los participantes en el foro comenzaron a marchar hacia el parque Rosengärt, desde donde debía partir la manifestación. A las decenas de furgonetas de policía se sumaron un helicóptero de la policía y otro de la Armada. Miles de personas de todo Europa, incluidas multitud de personas de la diáspora de Palestina, Irán, Irak, Kurdistán o Latinoamérica se fueron reuniendo en el parque y, en ordenadas columnas, partieron hacia el centro de Malmö. Mucha más gente se fue sumando durante el recorrido, detrás de pancartas de organizaciones, pueblos y movimientos. Sindicatos, partidos, movimientos juveniles... 15.000 personas según los organizadores marcharon por las calles de la ciudad. Una de las columnas más multitudinaria fue la de la Bloque Negro, con miles de personas coreando gritos contra el capitalismo, los Estados Unidos o a favor de Palestina.

Fue precisamente la causa palestina una de las más recordadas. Varios de los emigrantes de diferentes países árabes que viven en Malmö, como en el resto de los países nórdicos, aplaudían a las organizaciones palestinas presentes en la marcha y algunos de ellos se sumaron a esos bloques.

Además de la palestina, diferentes luchas sectoriales fueron recordadas, desde la lucha contra la energía nuclear hasta la militarización de Europa. También se recordó la ocupación de Irak y Afganistán o la situación de diferentes presos. Los miles de manifestantes expresaron así su solidaridad con las grandes tragedias humanas y políticas que asolan ese mundo que ansían cambiar.

Hoy se cierra el Foro y posteriormente se celebrará la Asamblea de Movimientos Sociales. Más allá del cierre formal ese será el colofón a estos cuatro días de intenso trabajo y de reflexión de los movimientos altermundialistas europeos.

 

 
Presencia vasca en Malmö

La veintena de personas que vino desde Euskal Herria en la brigada vasca participaron también en la manifestación con ikurriñas y una pancarta en la que se podía leer «A lot of nations but one struggle» (Muchas naciones pero una única lucha). La brigada promovida por Herriak Aske y en la que participaron miembros de Kamaradak y Askapena consideran cumplidos sus objetivos. Oier Imaz, de Herriak Aske, comentó a GARA que la brigada «ha sido positiva porque de ese modo Euskal Herria ha tenido su lugar en el Foro». Además, consideran importante la relación con otros movimientos y activistas presentes en el Foro. Respecto al programa de la brigada, tanto el seminario sobre la autodeterminación como el denominado «Freedom Struggle is not terrorism» han contado con una importante participación. En el primer caso, Imaz considera importante que el tema de la autodeterminación haya estado presente en el Foro, al tratarse de una cuestión que afecta a diferentes pueblos europeos. Por otro lado, la situación de excepción que actualmente vive Euskal Herria ha quedado en evidencia y también la postura de los Estados francés y español.

Respecto al Foro, Imaz considera evidente que «este tipo de reuniones tienen un gran potencial». A pesar de que han existido problemas organizativos, este tipo de eventos son importantes. En todo caso es necesaria una reflexión sobre el modelo del Foro para profundizar en su labor.